Obituarios

La conocí hace mucho, mucho. Quien me la presentó, dijo en su momento: “te presento a la mejor étologa de México”.
Penélope era una mujer menuda, firme, inteligente, pero sobre todo…alegre. Si bien su salud siempre fue endeble, todos lo olvidábamos al verla siempre ligera y activa. Para quienes no la conozcan hay un sinfín de historias sobre los muchos pitbulls que rescató, pero sobre todo que rehabilitó. Cuando llegó el momento, decidió poner un albergue y lo puso bien, a su estilo. Ordenado, sustentable, con animales en situación digna y siempre muy bien atendidos.
Era una incansable activista. Siempre sumando y participando en infinidad de proyectos. Siempre con aportaciones inteligentes. Jamás atacando o hablando mal de nadie, pero al mismo tiempo conservando su espíritu crítico. Fantástica combinación que tanta falta hace en el gremio.Me siento muy orgullosa de haber contado siempre con el privilegio de su amistad.
El fin de semana pasado Penélope Hoyo se despidió de este plano y con su marcha deja un enorme hueco en el Hogar Temporal 3 Marías, que encabezó orgullosamente. Sea este pequeño espacio un homenaje a su extraordinaria labor y que su ejemplo siga sirviendo de inspiración para el movimiento.
¡Hasta pronto, Penny “Guerrera de la Eterna Sonrisa”!
P.D. Quienes deseen ayudar al Hogar Temporal 3 Marías, pueden contactar a Angélica Prado aquí.